viernes, 15 de noviembre de 2013

MARKETING Y PERIODISMO DEPORTIVO


Infelizmente, no podré asistir al anunciado Primer Seminario de Marketing y Periodismo Deportivo, con la presencia de los argentinos Maximo Palma y Diego La Torre, que se llevará a cabo el día sábado, 16.11. en La Paz.

Creo que la iniciativa de los organizadores es oportuna y necesaria, porque urge debatir el verdadero significado para el deporte de estas dos actividades y su relación entre sí.

Particularmente, creo que Periodismo y Marketing no tienen absolutamente nada que ver uno con el otro y más, considero muy peligroso cuando periodistas ultrapasan la frontera que los separa y vice versa.

Como seminarios son siempre arenas de debate y de encuentros de posiciones divergentes (lo que es salutar), dejo mi comentario, por medio de un texto que escribí en este  blog el 18 de diciembre de 2012, con el título:

PERIODISMO DEPORTIVO, PRESA FÁCIL DEL “MARKETING”

“Confieso que ya andaba preocupado con ciertos modelos que contaminaron el ambiente periodístico deportivo brasileño en los últimos tiempos. La confusión entre lo que significan la actividad periodística y la propaganda comenzó a ser vista como normal en las facultades como si fuese imposible resistir."

“(…) Quien escoge el Periodismo como profesión precisa tener el compromiso de hacer un mundo mejor y no de de tener una cuenta bancaria mayor. Y da para vivir muy bien sin necesidad de ensuciar la profesión”. (Juca Kfouri – periodista brasileño, en la presentación del libro Manual del Periodismo Deportivo, Editora Contexto, São Paulo, 2006).

¿Cambió algo en la actividad periodística deportiva en Brasil después de ese mensaje contundente? Sí. El hecho de que el propio libro, escrito por los periodistas Heródoto Barbeiro y Patricia Rangel, sea lectura obligatoria en las facultades de Comunicación Social y Periodismo, ya es un triunfo.

Claro que aún se encuentran en actividad muchos “periodistas” brasileños que se ocupan más en vender que en informar, pero están conceptualmente deprimidos porque debidamente identificados, por lo tanto con poca credibilidad.

Si Juca, Heródoto y Patricia se diesen una vueltecita por Bolivia, ciertamente tendrían un síncope y no precisamente por la altura.

En los últimos meses, me di el trabajo de monitorear algunos programas deportivos bolivianos de radio y televisión que transmiten vía satélite para todo el país y constaté (¡pasme!) que los criterios éticos básicos de la Comunicación Social fueron invertidos: 30% de información, contra 70% de publicidad para cada hora de programa. Y eso que la AIR (Asociación Interamericana de Radiodifusión) de la que Bolivia es asociada, (creo que aún) siguiendo los principios éticos, recomienda lo inverso.

Lo más alarmante es que en los programas deportivos bolivianos (radio y TV) ya no hay ninguna diferencia entre publicidad e información, pues al retornar del “corte publicitario” los conductores continúan “vendiendo en vivo” los productos expuestos en el set como en los (super)mercados.

Y los profesionales del marketing (que también debieran actuar éticamente) hacen las vistas gordas, presionan y se aprovechan de los “periodistas” para ofrecer sus productos como si éstos fuesen vendedores ambulantes.

En tiempo, en Bolivia hay rarííííííísimas excepciones.

Pero como no hay legislación, o si hay no se la respeta, lo mejor es dirigirse a las universidades que ofrecen cursos de Comunicación Social (porque no hay de Periodismo) y proponer una nueva malla curricular.

Y en eso estamos.