martes, 6 de noviembre de 2012

BOLIVIA ES UNA FÁBRICA DE LICENCIADOS


Siempre me pareció que Bolivia es una “fabrica de licenciados”.

Todos los estudiantes procuran su licenciatura y todas las universidades exigen de los estudiantes tesis de grado para alcanzarla.

Me pregunto, ¿a dónde va a parar ese montón de tesis?

Si el futuro de un país dependiese de la cantidad de tesis escritas, Bolivia estaría en el primer mundo.

Es el único país en donde sin ningún pudor se publican anuncios en los periódicos ofreciendo la elaboración de tesis de grado para universitarios. Una verdadera vergüenza.

En lo que a Ciencias de la Comunicación se refiere, no es diferente.

Hay una enorme cantidad de facultades de Comunicación Social en Bolivia, pero, lo que llama la atención, es que no se sabe cuál es la profesión de los alumnos que concluyen esos cursos.

Bolivia debe ser el único país en el mundo en el que los licenciados en Comunicación Social o Ciencias de la Comunicación no saben por dónde van a comenzar su carrera, porque comunicación abarca muchas actividades, desde recibir o realizar un llamado telefónico, presentar un programa de televisión, realizar un reportaje para radio, TV , periódico o revista, escribir un artículo, elaborar una pieza publicitaria, dirigir un filme, pintar un cuadro o actuar en una obra de teatro.

Al final, los licenciados en Comunicación Social no saben hacer nada.

Un ejemplo claro es el caso del periodismo deportivo cuya actividad es ejercida, en buen número, por personas que nunca pisaron una facultad de Comunicación Social.

Entonces, o se reglamenta el ejercicio de la profesión de periodista o simplemente se cierran las facultades de Comunicación Social.

Basta de engaños.

Ya que todos afirman que el problema central para el atraso del deporte boliviano es “estructural”, entonces comencemos a modificar y mejorar la estructura de las facultades de Comunicación Social.

En tiempo, es bueno recordar que ser licenciado no es nada más, ni nada menos, que obtener una licencia universitaria para ejercer una profesión.