viernes, 7 de octubre de 2011

CON PERSONALIDAD , SIN INGENUIDAD



Una derrota que me deja contento; contento porque vi que el fútbol boliviano está superando una gran deficiencia: la ingenuidad.

Los 2 x 4 frente a Uruguay, en Montevideo, por el primer partido de las Eliminatorias Sudamericanas camino a Brasil-2014, no es ningún demerito para Bolivia.

Se perdió para los últimos campeones de América, cuartos colocados en el último Mundial de Fútbol Sudáfrica-2010 y cuyo entrenador está comandando al equipo por la tercera vez consecutiva en Eliminatorias.

En lo que respecta a la parte técnica, las deficiencias defensivas, sobre todo en balones detenidos, son producto de la falta de entrenamiento, capacidad y fuerza física deficiente (Lugano atropelló a Rivero varias veces) y, claro, falta de definir si se marca al hombre o se acompaña simplemente a dónde va el balón. En mi modo de entender tiene que haber una marca mixta.

Perdiendo la ingenuidad se consiguió también adquirir más personalidad, lo que redunda en “perder el respeto” por el rival, por más historia que tenga.

Destaque para Cardozo, jugador de Bolívar, cuyo crecimiento futbolístico se debe al trabajo, casi personalizado, que hace con él, el entrenador bolivarista Hoyos.

Por su lado, el entrenador Gustavo Quinteros estuvo bien, inclusive en los cambios. Frente a Colombia, el próximo martes, en La Paz, tendrá la oportunidad de conseguir su primera victoria comandando a la Verde y ganar sus primeros puntos en las Eliminatorias que apenas comienzan, desde que su equipo tenga la personalidad suficiente para superar la presión del público y del equipo visitante, y deje de ser ingenuo pensando que ser local le da la garantía de victoria.