jueves, 3 de julio de 2008

Con humildad y fútbol, LDU conquista la Libertadores


Venció el más humilde, el que más respetó al adversario y se respetó así mismo. Ganó el que jugó con el mismo ímpetu en la altura y junto al mar de la ciudad de Río de Janeiro, últimamente más conocida por la violencia y muerte que propiamente por su belleza y fútbol.

El club Liga Deportiva Universitaria (LDU) de Ecuador, es el nuevo campeón de la Copa Libertadores de América. Con méritos.

Fluminense perdió para sus propios errores deportivos, dentro y fuera de la cancha.

Los cariocas perdieron la noción de la realidad futbolística sudamericana y quedaron como muestra la imagen.

Como escribí en este blog ayer, de la mano de su goleador, Washington, los jugadores del Flu todavía acreditaban que el fútbol se vence solo con el nombre.

Claro que al hablar de Brasil en el ámbito deportivo sudamericano se lo debe hacer con respeto, por su historia y conquistas. Pero hoy las distancias se acortaron. Basta ver el cuarto puesto que ocupa el país del fútbol en el ranking de la FIFA.

Me pregunto, ¿en donde estará la cara de Washington en este momento? ¿Todavía acreditará que lo mejor de la LDU es la altura?