sábado, 16 de febrero de 2008

El fin de un ídolo mundial del fútbol


Él no tiene que probar para nadie, nada más.

En el fútbol, lo hizo todo, desde joven.

Fue ídolo por donde pasó.

Marcó muchos goles para todos los equipos donde jugó, inclusive para la selección brasileña.

Como coronación que cualquier rey aspira, fue campeón mundial.

Pero, así como el cuerpo y la mente permiten al ser humano glorias y victorias, también cobran precios altos.

En el caso de Ronaldo, el cuerpo le dijo no va más.

La tendencia al engorde venció y las rodillas del “fenómeno” no soportaron.

Creo que la carrera de Ronaldo Nazario de Lima está encerrada.

Joven, buena persona y millonario, debe retirarse a vivir la vida que Dios le preparó.

Sin duda, es uno de los hombres más afortunados del mundo.