martes, 28 de abril de 2015

A UNIVERSITARIO DE SUCRE LE FALTÓ EL “ESTÁ CERO A CERO”


Cada país tiene una cultura diferente, inclusive en el deporte.

Y es bueno intentar copiar las cosas buenas de esas culturas, para mejorar la nuestra.

En Brasil, desde los partidos de barrio, las llamadas “varzeas” (o potreros, para utilizar un argentinismo) hasta los partidos de la Copa do Brasil, pasando por todas las categorías, hay costumbres y comportamientos dentro de los campos de juego que ayudan mucho a vencer partidos. Uno de ellos es el llamado “está cero a cero”, que no es nada más y nada menos que la palabra de orden para que un equipo continúe jugando con la misma disposición táctica y, sobre todo, física, aun que haya abierto el marcador, a procura de la victoria final.

Al tener la idea de que el juego está empatado sin apertura de goles, los equipos continuarán buscando la apertura del marcador, en un comportamiento motivacional conjunto, que impide la caída de producción, evitando acomodarse intentando garantizar el uno a cero.

Eso fue justamente lo que pasó con Universitario de Sucre, frente al Tigres de México.

Los dirigidos por Julio César Baldivieso abrieron el marcador al minuto del partido (Gonzáles) y después de ello fueron cayendo de producción, en un comportamiento típico del fútbol boliviano.

Faltó la palabra de orden “está cero a cero”.

El segundo tiempo fue totalmente a favor del Tigres que, aprovechando serias deficiencias de posicionamiento en la defensa de los locales, volcaron el resultado (Esqueda, a los 55´, y Álvarez, a los 62´) venciendo por 1 x 2.  

El resultado coloca en  dificultades a Universitario que devolverá la visita al Tigres, el próximo 5 de mayo.