viernes, 18 de febrero de 2011

¡PSICOLOGÍA PARA EL FÚTBOL BOLIVIANO, SEÑORES!



Como todos los equipos profesionales bolivianos, Oriente Petrolero demostró poseer dos mentalidades futbolísticas: una para jugar dentro del país y otra para disputar juegos en el exterior.

En el torneo endógeno, Oriente se muestra creativo, ofensivo, buen marcador y compacto en sus tres líneas. Con personalidad, es líder absoluto con 15 puntos en 5 partidos jugados (100% de aprovechamiento), y con una marca envidiable que indica que en 450 minutos hizo 16 goles (promedio de 3.2 por cotejo) y le convirtieron apenas tres. Para confirmar esos índices, tiene el goleador del campeonato, Mauricio Saucedo, con 5 goles, y el arquero menos vencido, Hugo Suarez.

Ya en su primer encuentro internacional, en apenas 90 minutos, le marcaron 3 goles (un gol a cada 30 minutos) y no marcó ninguno.

Si tomamos en cuenta que en buenos momentos del cotejo jugado contra el Gremio de Porto Alegre, por la Libertadores, Oriente no fue inferior técnicamente, podemos suponer que las deficiencias del fútbol boliviano están en la parte física(resistencia y velocidad) y mental (autoconfianza y velocidad).

Durante la transmisión de Tarjeta Verde del juego de Oriente frente a Gremio me preguntaba: ¿dónde están los atrevidos, creativos, habilidosos y veloces Jhazmaní Campos y Josélito Vaca?

¡Psicología en ellos, señores!