martes, 9 de junio de 2009

¿QUÉ TIENEN QUE VER EL FÚTBOL Y KAKÁ, CON EL FASCISMO, LAS IGLESIAS EVANGÉLICAS, LOS DESVÍOS DE DINERO Y LAS BESTIAS?




Kaká, pertenece al Real Madrid y a la iglesia evangélica Renascer.

Por 65 millones de euros, el jugador brasileño fue vendido por Silvio Berlusconi, el derechista presidente propietario del Milán y primer ministro de Italia, al Real Madrid, club español que, en la década del 60, sirvió para divulgar y defender en el mundo las “realizaciones” del fallecido dictador fascista Francisco Franco.

Todo bien, nada que sorprenda, pues el fútbol, como negocio, pertenece a pocos y, los muchos, como bestias, sufren y mueren por ese deporte.

Kaká, 27 años, el más moralista de los futbolistas famosos de Brasil (él mismo dice que llegó virgen al casamiento), embolsará 9 millones de euros por año por correr, acariciar y meter el balón de fútbol en los arcos adversarios.

Pero no solo goles meterá el sonriente futbolista brasiliense; él también meterá en las cuentas bancarias de su iglesia el 10% de su sueldo anual como diezmo.

Todo bien, nada que sorprenda. Al final, cada uno hace lo que quiera con su dinero.

Solo que los fieles renacentistas esperan que la fundadora de la iglesia Renascer, la bispa Sonia y su marido, no vuelvan a desviar el dinerito de los fieles como Kaká, si no, podrían volver a la cárcel de Miami, en donde ya estuvieron, después de pillados intentando entrar con buenos fajos de dólares sin ser debidamente declarados.

Así camina la humanidad futbolística: fascismo, política, negocios, iglesias evangélicas, desvío de dinero, moralismo…

Y todavía hay gente agrediendo y muriendo cuando su equipo pierde un partido de fútbol, como bestias.