sábado, 3 de mayo de 2008

Para preguntas imbéciles, respuestas imbéciles en el fútbol

Propositadamente deje pasar un tiempo para comentar el episodio que envolvió al entrenador del La Paz FC, Sergio Apaza, y algunos personas de la prensa deportiva en el estadio Hernando Siles.

Derrotado, el equipo de Apaza salio saboreando el sabor de la derrota contundente, cosa que no le pasaba hace tiempo, sobre todo jugando como local.

"Hablemos de táctica muchachos", respondió el entrenador, ante la pregunta tendenciosa, que procuraba encontrar culpados para el resultado.

Apaza se mostró una de las gratas revelaciones en la dirección técnica nacional. La regularidad de su equipo atesta eso.

En el fútbol, aquí en Bolivia o en cualquier parte del mundo, no siempre vence el que jugo mejor durante los 90 minutos. Los resultados son circunstanciales.

A veces, los goles salen por acaso y significan victoria para el peor.

Para que un cambio táctico de resultado, no depende de la buena o mala voluntad del entrenador; depende del comportamiento de los jugadores y su aplicacion técnica y física para cumplir las determinaciones.

Las victorias no solo vienen porque un equipo juega bien, dependen, también, del comportamiento del adversario.

Creo que así como los entrenadores deben estar preparados para su trabajo, los periodistas deportivos tienen que saber lo básico del fútbol para ejercer la profesión.

El periodista o la persona que está periodista (y no es) debe ser tan respetuoso con el entrenador, que para analizar los motivos de una victoria o derrota, debe entender, primero, lo que ese entrenador quiso hacer con su equipo. Debe saber si los cambios fueron por motivos tácticos, técnico o físicos.

Si así no fuere, casi siempre, preguntas imbéciles producen respuestas imbéciles.

Para tener una respuesta táctica, es necesario hacer una pregunta táctica.

Apaza tiene razón.