miércoles, 28 de mayo de 2008

Blatter, Teixeira y Grondona, "dueños" de la FIFA, engañan, y Bolivia festeja


El optimismo y las declaraciones triunfalistas de los dirigentes del fútbol boliviano que fueron a Sydney, Australia, para participar del Congreso de la FIFA, son los mismos de hace años, pero el problema continua.

Lo peor es que la prensa deportiva nacional se contagia del comportamiento de los Mauricio Méndez y Carlos Chávez, sin percibir que los pasos para el veto están siendo dados de forma clara y contundente.

Ricardo Teixeira, presidente e la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), con la ayuda de Joseph Blatter (foto), introdujo dentro de la Comisión de Medicina Deportiva de la FIFA la cuestión de la altura.

El dirigente brasileño atiende así a presiones de algunos clubes brasileños (que son los que lo eligen y tienen poder dentro de la CBF).

Lo de las eliminatorias está decidido; después de las que se están jugando, el estadio Hernando Siles solo podrá ser sede nuevamente para las eliminatorias de 2022.

Los dirigentes bolivianos, al permitir que Teixeira coloque en la pauta de la Comisión de Medicina Deportiva de la FIFA el asunto altura, dejaron que las exigencias de clubes brasileños, apoyados por argentinos, que no desean jugar en el futuro partidos de Copa Libertadores o Sudamericana en ciudades de altitud como La Paz, Potosí, Oruro, Cusco, Quito o Calama, sean oficializadas.

Recordemos que el informe de dicha Comisión Médica, será definitiva e inapelable.

Con ello, el veto no más será solo para las Eliminatorias, será, también, para la Libertadores y para la Sudamericana.

Los dirigentes del fútbol boliviano empujaron, una vez más, con la barriga, un problema que deberían haber resuelto ya, con posiciones firmes y contundentes contra el veto.

Y lo peor es que en Bolivia se festeja por los tropiezos de los señores de la Federación Boliviana de Fútbol y de la Liga. Inclusive los periodistas.

Una pena.