martes, 28 de mayo de 2013

COMUNICACIÓN DEPORTIVA: Los dos lenguajes para entrenadores de futbol


La conquista de Bolívar en el torneo Clausura de la Liga del futbol Profesional Boliviano, me confirmó que los entrenadores de futbol deben tener siempre dilucidaciones diferentes cuando se trata de explicar su trabajo en cuestiones tácticas: un discurso para la prensa deportiva y por lo tanto para la hinchada, y otro para los dirigidos, o sea, para los jugadores que se comanda.

Ambos discursos deben tener lenguajes diferentes en lo que se refiere a las formas de juego de un equipo que son en realidad las únicas que deben ser debatidas públicamente, pues, otros aspectos, de cuño personal de los jugadores o de la intimidad  del grupo, no son de interés público, por lo tanto,  no hay obligación de explicar.

Modestia aparte, es una tesis (por lo tanto no definitiva, como todas ellas) que defendí cuando hice el curso para entrenadores de futbol en Brasil el año 2010.

Me explico:

Por un lado, los entrenadores, en las charlas técnicas, les destinan a sus jugadores funciones específicas que deben ser ejercidas en todos los “rincones’ del campo de juego. Por lo tanto, la cancha sufre una división indefinida. Por ejemplo, pueden hablar de esquemas tipo 1-3-5-1-1: Arquero, tres defensores, cinco volantes, un enganche (o punta de lanza) y un delantero, dividiendo la cancha en 5 partes, una para cada sector del equipo.

Por otro lado, en las entrevistas con los periodistas deportivos los entrenadores no deben repetir la disertación que dan a sus dirigidos para esquematizar el juego, pues ello, lejos de bien informar, confunde. Por lo tanto, es mejor explicar la postura táctica del equipo dividiendo la cancha solamente en tres sectores: Defensa (1), Medio Campo (2) y Ataque (3).


En resumen, es cada vez más necesario que los entrenadores sepan cuestiones básicas de comunicación y ajusten sus técnicas informativas, y los periodistas simplifiquen la información al máximo para bien del público lector, oyente, tele espectador o internauta.

Ahora, ¿por qué el primer párrafo de esta columna?

Porque en el caso de Bolívar, uno de los motivos para la conquista fue el trabajo del entrenador español Portugal que con mucho criterio implantó el cambio permanente de jugadores para cada partido, recurso que no supo explicar bien a la prensa deportiva nacional que por su lado no entendió que los equipos de futbol dependen cada vez más de entrenadores creativos y osados y que en términos de métodos de entrenamiento nada es definitivo.

Viviendo y aprendiendo.

Este texto también puede ser leído en mi columna semanal en  www.late.com.bo