lunes, 1 de abril de 2013

DIPUTADO ACUSADO DE HOMOFÓBICO Y RACISTA LLEGA A BOLIVIA. Para "presionar" a las autoridades bolivianas en el caso de los hinchas del Corinthians presos en Oruro.


Si en este momento hay una persona repudiada en Brasil, esa persona es Marco Feliciano, dirigente y pastor de la secta evangélica “Catedral del Avivamiento”, acusado de racista y enemigo declarado de los homosexuales.  

Por esas cosas irónicas de la vida y que a veces uno no termina entendiendo en la política brasileña, Feliciano es diputado federal y presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Minorías (CDH) de la Cámara de Diputados y actualmente es albo de protestos airados en Brasil donde exigen su dimisión del cargo en la CDH.

"Antes de que yo llegue la comisión de Derechos Humanos y Minorías (de la Cámara de Diputados) era dominada por Satanás”, declaró el homofóbico Feliciano en su mensaje durante un culto en el interior del Estado de Minas Gerais.

Pues ese personaje estará llegando a Bolivia (Oruro) el próximo lunes 8 de abril para visitar a los 12 hinchas corintianos presos acusados de la muerte del joven hincha del San José, Kevin Beltrán.

Según Feliciano, “ver personalmente lo que está pasando con los 12 brasileños detenidos es una forma de presionar a las autoridades brasileñas y bolivianas para que tomen una actitud, debido a las denuncias de malos tratos reveladas por los acusados”.

El diputado brasileño acusado de racista y homofóbico anuncia que se reunirá con diplomáticos brasileños, miembros de la justicia boliviana y con la familia de Kevin, pero negó que el viaje sea para distraer las presiones cada vez más fuertes que viene sufriendo en Brasil.