domingo, 30 de diciembre de 2012

LA SELECCIÓN BOLIVIANA DE FUTBOL SUFRE UNA VERGONZOSA GOLEADA EN EL PAÍS VASCO

Un final de año 2012 melancólico y muy de acuerdo a cómo se maneja el futbol boliviano: a las patadas.

Después de la aventura en el país vasco, los jugadores bolivianos retornan con 6 (seis goles) en su equipaje y Askargorta con la satisfacción de haber vivido sus 5 minutos de fama en su propia tierra.

Con su retorica habitual, nada raro que Askargorta diga que el resultado no interesa, que la vergüenza es lo de menos.  Parece que lo que interesa es entrenar a los jóvenes  jugadores bolivianos para ser goleados sin ruborizarse.

Si algún futbolista nacional pensaba mostrarse para el futbol europeo y aspiraba a una transferencia, el tiro le salió por la culata. Devaluación pura.

Inteligentes fueron los jugadores que a pesar de convocados, no aceptaron ser parte de la farsa y se quedaron en Bolivia.

Los comentarios de la hinchada vasca  ilustran bien la impresión que el equipo de Askargorta dejó en suelo español:

Que gran hazaña, ganar a BOLIVIA. Es como ganar a la seleccion de IBARRA. Que demasiauuu

“Pero, ¿era la selección de Bolivia o la selección de bolivianos que viven en Euskadi?

“Mientras jugábamos al fútbol Evo Morales expropiaba cuatro filiales de Iberdrola en Bolivia...

“¿Cuánto ha costado esto? ¿Cuánto han cobrado los jugadores (vascos)?... Es una pena pensar que con el sueldo de cualquiera de los integrantes de la "selección" vasca los de Bolivia tienen para mantener la suya varios años.

“Y con el viaje de avión de la selección Boliviana comen sus compatriotas un mes....cuanta demagogia barata,,,

“No hay huevos de enfrentarse a Argentina, Italia, Alemania , Brasil ,de esta forma nunca sabremos nuestro potencial o es que acaso ¿ interesa no saberlo ? Hasta el pelagatos de Olaveaga les da 30 vueltas a estos pachangueros de Bolivia.

Con ese desastrado viaje, está confirmado, en Bolivia, Askargorta manda y todo puede, todo consigue, todo le es concedido.

Resta saber quiénes viajaron aparte de los futbolistas, cuánto costó la aventura y quién la pagó.

Y solo espero que ese capricho no haya sido concertado por razones ideológicas.

El gobierno de Bolivia no necesita del paternalismo del  glorioso País Vasco.