martes, 19 de mayo de 2009

BOTERO, ¡CUMPLA SU PALABRA Y NO VUELVA A LA SELECCIÓN!


Hay gente que vive del fútbol y piensa que la opinión pública boliviana es idiota.

Bueno, en realidad, quien quiere serlo lo és.

Inclusive muchos periodistas que cubren el fútbol.

El jugador Joaquín Botero, que juega actualmente en la segunda división del fútbol mexicano, precisamente en el Correcaminos, anunció su retiro de la selección nacional de fútbol, dice que “por motivos familiares”.

Puro marketing (no sé si él sabe el significado del término).

En realidad, Botero quiere dar mayor valor a su pase, al volver a la selección rogado por Edwin Sánchez.

Botero atiende apenas consejos de “empresarios” que tienen intereses económicos sobre él.

Lo peor es que la prensa deportiva boliviana acredita en todo lo que le dicen.

No existe el filtro informativo; no hay el análisis.

Quien quiere “plantar una noticia” la planta y los “periodistas” nacionales acreditan y la difunden.

Una pena, como dije anteriormente, el accidente contra Argentina, el 6 x 1, puede ser a la larga perjudicial para el fútbol boliviano.

Botero debe soñar con sacarle el jugo a los tres goles que le hizo al equipo de Maradona.

Su “renuncia” va en esa dirección.

Si Botero leyese un poco, se enteraría que Wilfredo Camacho, el eterno capitán nacional, le hizo un gol a la Argentina, pero un gol que fue fundamental para la conquista del campeonato en 1963.

Ahora, si Botero fuese un poquito inteligente, le preguntaría a Camacho si no extraña la época en que vestía la camisa de la selección boliviana.

Boterito (le digo eso por el tamaño de su cerebro) el fútbol es efímero. Los años pasan, la fama termina y el ostracismo llega.

Yo, particularmente, de tan carente que es el fútbol nacional, no dudo en que Botero vuelva atrás y retorne a la selección.

Al final, de hombres sin palabra, el fútbol boliviano está lleno.