jueves, 4 de diciembre de 2008

Copa Sudamericana: Internacional y Estudiantes, ejemplo del fútbol de amor y odio





¿Cómo explicar los dos partidos por las finales de la Copa Sudamericana entre Estudiantes de La Plata e Internacional?

Los Colorados, campeones del torneo, hicieron un partido irreprensible en La Plata, venciendo (0x1) y los Pinchas jugaron muy bien en Porto Alegre, venciendo, en tiempo normal, (0x1).

Tengo la impresión de que está cada vez más difícil jugar de local. Y la explicación es una sola: las hinchadas están cada vez más violentas, exigentes e intolerantes.

Durante los partidos, todo bien: alegría, aliento, cánticos, felicidad…desde que se gane.

Lo peor viene después de una derrota: insultos, agresiones verbales y físicas; presiones a las familias, de dirigentes y jugadores.

El fútbol y los hinchas tienen cada vez más una relación de amor y odio, inmediato.

Así, mejor jugar lejos de la hinchada, porque es más fácil explicar una derrota como visitante.

Claro que ningún jugador tiene pelotas para declarar eso en los medios.

Por razones obvias.

Y ese no es un fenómeno social sudamericano, pasa en cualquier parte del mundo.