miércoles, 5 de noviembre de 2008

Un Negro en la Casa Blanca






(Otro paréntesis en el fútbol)

Son las 00:30 del miércoles, 5 de noviembre de 2008. El nuevo día después de un martes histórico.

Barack Obama es el nuevo presidente de los Estados Unidos. Y marca historia, historia mundial.

Después de Abraham Lincoln (última foto de arriba para abajo), muerto en 1863 por defender el fin de la esclavitud; después de Martin Luther King (segunda foto de abajo para arriba), asesinado en 1968 por luchar contra la segregación social y racial contra los negros; y después de centenas de hombres negros y mujeres negras estadounidenses asesinadas por los racistas de la Ku Klus Klan en las décadas del ´60 y del ´70, en fin, después de siglos de sufrimiento, opresión, intolerancia y racismo, un negro llega a la presidencia del país más poderoso del mundo, económica y militarmente.

El pueblo estadounidense dio una muestra de que la democracia no había sido solamente un ejercicio de retórica en un país que surgió, creció y se consolidó, gracias a la presencia y trabajo de innumeras razas, inclusive la africana.

Los que lucharon y dieron la vida por los derechos de las mayorías oprimidas, como Mahatma Ghandi (foto del medio) asesinado en 1948, y los que aún combaten la intolerancia y reivindican la igualdad de las razas, como Nelson Mandela (segunda foto de arriba para abajo), preso durante 27 años en Sudáfrica, ciertamente están felices.

El mundo, definitivamente, no será el mismo después de la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca; ciertamente cambiará, espero que para mejor.