lunes, 24 de noviembre de 2008

Con el fútbol peruano, la FIFA blefa una vez más


La FIFA suspendió al Perú de todos los juegos oficiales de fútbol.

Antes, quiero decir que no dudo que hasta el día 20 de diciembre, cuando la FIFA se reunirá nuevamente, la cuestión estará solucionada, porque necesita de todos los países para no cortar su cadena de negocios y lucros en el mundo.

Es todo una hipocresía, pero, bueno, vamos a la noticia.

Es una medida tomada debido que el gobierno peruano no acepta la elección del actual presidente de la Federación Peruana de Fútbol, Manuel Burga, a quien acusa de ocupar ilícitamente el cargo y de no respetar la ley peruana.

Burga fue reelegido en 2007 pese a estar inhabilitado por cinco años por el Instituto Peruano del Deporte - IPD - para ejercer cargos directivos por no adecuar los estatutos de la institución a la ley del deporte.

Pese a ello, los presidentes de las Asociaciones Nacionales de Sudamérica y el Comité Ejecutivo de la CONMEBOL reunidos hoy en Asunción (en la foto, los capos de la Conmebol), brindaron unánimemente su apoyo solidario al presidente de la Federación Peruana, "electo democráticamente en octubre de 2007."

Es muy irónica la situación. Porque se nota que para la FIFA los nombres de confianza son más importantes que las propias entidades.

La FIFA y la Conmebol se solidarizan con el presidente de la Federación Peruana, pero castigan a los futbolistas y a la hinchada.

Es una forma de castigar al gobierno peruano por su ingerencia en el fútbol.

Una vez más, la FIFA demuestra que quiere ser más poderosa que los propios países, sus leyes y sus constituciones.

La FIFA quiere que todos los gobiernos del mundo entiendan que sus estatutos deben ser respetados, pero se olvida de entender que cada nación tiene sus leyes a las que tienen que someterse todas las modalidades deportivas, entre ellas el fútbol.

Lo curioso es que cuando la FIFA necesita de la colaboración gubernamental para organizar los campeonatos mundiales y las copas regionales, para eso sí, permite y encuentra esencial la presencia estatal.

Definitivamente, no creo que la FIFA se enfrente a toda una nación y su constitución.

Los negocios, el dinero y el lucro, son muy importantes para la entidad mayor del fútbol mundial.

El resto es blefe.

(Credito foto: web Conmebol)