martes, 15 de noviembre de 2011

BOLIVIA FRENTE A LA TRANQUILA VENEZUELA

Venezuela será un adversario más difícil que Argentina.

Porque está con la moral elevada; viene de conquistar cuatro puntos: victoria frente a la Argentina, como local y empate contra Colombia como visitante.

O sea, jugará sin la presión del público, con quien está en “luna de miel”, y con la tranquilidad que ello representa.

En este cotejo, el lado psicológico será más importante que en otros, por esas circunstancias.

Bolivia no debe dejar de usar el mismo expediente que utilizó frente a los argentinos, o sea, disputar el balón en el medio sector, cerrándose atrás, esperando lo errores del adversario.

Cometerá un serio error si piensa que la vino tinto es menos que Argentina y que, por ello, no merece la atención respectiva.

Martins, al contrario de lo que muchos piensan, no es un jugador solitario en el taque. El sistema táctico de Quinteros manda que a él se sumen Escobar y Cardozo, cuando de pose del balón y que éstos dos retornen a marcar en el medio sector, cuando el adversario recupera la pelota. Es un sistema arriesgado, sí, porque depende de una buena dosis de preparo físico. Y ese es el principal adversario del equipo nacional.

Atención, concentración y marca permanente, deben ser las palabras de orden de los bolivianos.