viernes, 11 de noviembre de 2011

BOLIVIA CONSIGUE RECUPERAR ÁNIMO FRENTE A LA ARGENTINA

Pudo haber sido diferente.

A favor de Bolivia.

En el último minuto, demostramos cuánto respetamos a los adversarios en su casa.

El jugador Chávez no concluyó bien la jugada por pura ingenuidad, ingenuidad que pensé había quedado atrás, después del empate en La Plata.

Bolivia pudo haber salido del Monumental de River disfrutando de una victoria de resistencia a la francesa.

El uno a uno fue justo, claro, porque los locales fueron absolutos en el dominio del cotejo, y porque los visitantes se defendieron consistentemente.

Fueron apenas seis jugadas claras de gol para los argentinos y dos para los bolivianos.

Sin embargo, los goles salieron de jugadas individuales.

Martins (que recibió la confianza de Quinteros) guapo y clásico: peleó el balón, gambeteó en 3 metros cuadrados y definió: 1 a 0 para Bolivia. Se jugaban 10 minutos del segundo tiempo.

Lavezzi (que recibió la confianza de Sabella) recibió al borde del área, gambeteó para afuera, levantó la cabeza y definió: 1 a 1. Iban jugados 14 minutos de la complementaria.

Un empate que puede ser aprovechado para recuperar el ánimo y las chances.
Ojalá que frente a Venezuela la consigna sea la misma: defender bien, primero, y aprovechar las oportunidades que se presenten.