Síguenos en Twitter

lunes, 16 de mayo de 2011

FÚTBOL BOLIVIANO CON LIMITACIONES PERO CON MUCHA EMOCIÓN


Los clubes de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano están dando respuesta, en campo, a los inmediatistas de siempre.

Hasta hace un mes apenas, The Strongest, “no tenía personalidad”; Real Potosí, “pasaba por problemas de relacionamiento”; Bolívar, ”no tenía personalidad”; y Oriente Petrolero, “era el mejor equipo nacional”.

Hoy, el Tigre es el puntero, Real Potosí es serio candidato al título, Bolívar tiene grandes posibilidades de ser el campeón, y Oriente Petrolero depende mucho de lo que hagan los tres primeros.

Lo peor es que los críticos del fútbol nacional (periodistas o no) tienen que “tragar sapos” frente a las evidencias y ponerse colorados de vergüenza consigo mismos, cuando leen lo que escribieron y recuerdan lo que hablaron.

Dependiendo de los resultados alcanzados los domingos, los equipos de fútbol son clasificados como buenos, malos o pésimos, olvidándose que ese deporte es dinámico, pero que depende del tiempo para su consolidación.

Pese a sus limitaciones, el campeonato de la Liga apunta a tener tres fechas finales de innegable emoción.

Menos mal.

miércoles, 4 de mayo de 2011

MOURINHO Y LA MÁCULA DEL BARÇA

El entrenador del Real Madrid, Mourinho, comprobó, en los cuatro juegos últimos contra su tradicional adversario, el Barcelona, que realmente es uno de los mejores del mundo, si no el mejor.

En poco tiempo, armó (con los mismos elementos) un cuadro capaz de parar al mejor equipo del momento, inclusive le arrebató la Copa del Rey.

Las sospechas lanzadas por Mourinho, respecto del trabajo de los árbitros y el tratamiento favorable que dispensan éstos al equipo de Guardiola,fueron debidamente comprobadas sobre todo en el último encuentro (empate 1 x 1), ocasión en que el Madrid podría haber cambiado el curso de la historia, si no le hubiese sido anulado un gol legítimo, gol que abriría el marcador.

El Barça irá a la final de la Copa de Campeones de Europa contra el Manchester, en el mítico Wembley, el 28 de mayo, pero su clasificación quedó definitivamente manchada.